jueves, 4 de febrero de 2016

La gent Normal. Canal 33

http://www.ccma.cat/tv3/la-gent-normal/#

Canal 33 de la Televisión de Cataluña, emite este nuevo programa que aborda las diversas  situaciones de personas que pertenecen a colectivos discriminados. Entre ellas estamos las prostitutas que será uno de los programas que serán emitidos los lunes por la noche. Os dejo un par de fotos de la rueda de prensa que ha sido hoy, y en el enlace podréis ver un avance-resumen de los 12 programas.





Tags: escorts barcelona,escorts alto standing, luxury companion, escort milf, escorts maduras, escort madura, escort catalana, escort española, escort independiente, escort particular, prostituta, puta.

sábado, 5 de diciembre de 2015

entrevista para Huelva buenas noticias

http://huelvabuenasnoticias.com/2015/11/20/montse-neira-presenta-en-la-onubense-una-vision-de-la-prostitucion-alejada-de-topicos-y-prejuicios-sociales/

visión de la prostitución alejada de tópicos y prejuicios sociales

» Licenciada en Ciencias Políticas y con experiencia profesional en diferentes sectores, Neira ejerce la prostitución desde hace más de 25 años. Activista y defensora del colectivo, esta semana ha mantenido un encuentro con alumnos del Grado en Trabajo Social de la Universidad de Huelva.
20 noviembre 2015
Montse Neira es autora del libro 'Una Mala Mujer'.
Montse Neira es autora del libro ‘Una Mala Mujer’.
Rosa Mora. Tiene 55 años, es prostituta, ejerce desde los 29, y aún continúa haciéndolo -aunque en la actualidad ofrece sus servicios a una clientela más reducida-. Estos son sólo algunos de los rasgos que definen a la protagonista de esta historia, Montse Neira (Barcelona, 1960), pero de ella podemos decir mucho más. Es madre, licenciada desde el año 2009 en Ciencias Políticas por Universidad Autónoma de Barcelona, investigadora social, autora del libro ‘Un Mala Mujer’, y también activista y defensora de los derechos de las personas que ejercen la prostitución, una faceta ésta última por la que ha participado en numerosos eventos, invitada para narrar en primera persona su experiencia en el que está considerado el oficio más antiguo del mundo. El último compromiso lo ha tenido en la Universidad de Huelva.
Monste Neira ejerce la prostitución desde los 29 años.
Monste Neira ejerce la prostitución desde los 29 años.
Montse Neira mantenía este jueves 19 de noviembre un encuentro con estudiantes del Grado en Trabajo Social de la Onubense. Invitada por la docente Pilar Blanco, la catalana expuso a los alumnos la realidad con la que se van encontrar una vez que tengan la oportunidad de desempeñar la profesión para la que se están formando y traten con ciudadanos y ambientes en los que se ejerce la prostitución. Durante su discurso, además de atender a todo tipo de cuestiones, Neira esbozó una radiografía del perfil y las necesidades de muchas de las personas que actualmente ejercen y que, en alguna ocasión, puede que requieran de la atención de trabajadores sociales.
Antes de asistir a la charla-coloquio en la Universidad, Huelva Buenas Noticias conversaba con esta mujer que ha hecho suya la bandera de lucha contra los estereotipos y prejuicios, a su juicio, “injustos”, que rodean al ejercicio de la prostitución.
Neira mantenía un encuentro esta semana con los alumnos de Trabajo Social de la Onubense.
Neira mantenía un encuentro esta semana con los alumnos de Trabajo Social de la Onubense.
Hastiada de que se asocie en el cien por cien de los casos la prostitución con el papel de mujer víctima, Neira cuenta orgullosa que, en su situación, optó por ese mundo porque sabía que le iba a dar dinero. “A los 29 años pierdo el empleo, y necesitaba ganar dinero”, nos cuenta. Reconoce que tenía sus prejuicios pero optó por “asumir riesgos y probar”. Ejerce desde entonces, “26 años en la profesión”, explica. Desde 1989 ha pasado por pisos, locales a pie de calle, clubes de carretera y gabinetes de masajes. En la actualidad, “sigo ofreciendo mis servicios pero a una clientela reducida”, nos cuenta.
Portada de su libro 'Una Mala Mujer'.
Portada de su libro ‘Una Mala Mujer’.
Conocedora del mundo en el que trabaja, Montse Neira es consciente de la explotación que, en muchos casos, rodea la prostitución, pero interpelada por la posibilidad de prohibirla para evitar situaciones “indignas” asemeja su oficio con otros, “En la industria textil hay explotación y todo el mundo lo sabe, ¿la prohibimos?, en la agricultura hay situaciones en las que se abusa de los trabajadores ofreciéndoles condiciones laborales pésimas, ¿prohibimos la agricultura”, explica Neira. Para la catalana, enemiga de estigmas sociales, la pregunta clave es, “¿Reconocemos la prostitución como un trabajo?”.
Neira es licenciada en Ciencias Políticas.
Neira es licenciada en Ciencias Políticas.
“Defiendo este oficio siempre que se pueda elegir lo que se quiere hacer y lo que no“, esa es su máxima. Es madre de un hijo y reconoce que confesarle a qué se dedicaba fue uno de los “tragos” más duros por los que ha tenido que pasar. A día de hoy, no obstante, explica que es aceptada y querida por su familia. Preguntada por si animaría a sus seres queridos seguir sus pasos, Neira tiene claro que “cada uno debe hacer aquello que le haga feliz y considere más oportuno teniendo en cuenta sus circunstancias personales”. “Él -refiriéndose a su hijo- trabaja en cuestiones relacionadas con la seguridad”.
Una afirmación de Eleanor Roosevelt, “Nadie puede humillarte sin tu permiso”, fue la elegida por Montse Neira para que aparezca en la portada de su libro ‘Una Mala Mujer’, una frase que traslada a su día a día.




Entrevista para el Diario de Huelva

http://www.diariodehuelva.es/index.php/cultura/gente/item/20804-montse-neira-una-buena-mujer#.VmLWm-Jka2U


moncara
El Raval, Barcelona. Primeros años de los sesenta del siglo pasado. Atrás quedan las casonas palaciegas de las Ramblas a la altura del Liceu y las callejuelas que desembocan a ellas traen un olor a miseria y polvo, Calles estrechas saturadas de orines, excrementos y ropas tendidas en los balcones conforme uno va avanzado hacia el Barri del El Raval. Caras demacradas y niños mocosos descalzos salen de las casas de alquiler de habitaciones y servicios compartidos con gran patio común. Ojos agrios y barbas cerradas. Miradas hoscas, sin esperanzas, más que el subsistir diario. Cerca corre la avenida del Paral-lel y el Poble Sec. Triangulo urbano de trashumantes nacionales e internacionales, fugitivos de la miseria de la tierra, últimos vástagos de una guerra fraticída y de una política cainísta.
momo2
Un hombre sube pesadamente los tortuosos y angostos escalones descansando en cada tramo para echar un salivazo sobre losetas sin color. Murmura maldiciones y escupe alcohol barato en un aliento insoportable. Empuja la puerta de madera hinchada y corroída. Tres niñas han corrido despavoridas hasta sus camastros para taparse hasta las cabezas con la carcomida manta común. Intentan no respirar y fingen dormir. El hombre tropieza con una silla que cae al suelo y golpea la mesa enfurecido. La mujer se refriega las manos en el viejo delantal y le pone un vaso y una botella de vino a granel sobre la mesa. A duras penas el hombre se sienta e intenta llenar con manos temblorosas el vaso. Bebe, eructa y maldice a la mujer porque el vino está agrio. Las niñas saben que pronto oirán golpes y llantos y gritos maternos. Intentan no hacer ruido alguno porque en ello le va no ser molidas en su cuerpos huesudos e infantiles. Hoy parece que el hombre se da por satisfecho en su ira tras la paliza cotidiana a la madre. Siguen aguantando las respiraciones hasta que escuchan que en el catre cercano el hombre cae tendido y pronto empieza a roncar bruscamente. Hoy se han librado del roce salvaje de sus manos gallegas. No han comido, pero prefieren quedarse a sí, sin comer, antes de que cualquier ruido la delataran y despertara al beodo durmiente.
momo1Parecía que la suerte de las niñas iba a cambiar cuando los padre consiguen una portería en� La Segrera, entre� SantAndreu y Sant Martí, relativamente cerca de� La Sagrada Familia. En aquél cuarto oscuro de la porteria de una casa de cierto nivel, Montse empezó a darse cuenta de las diferencias de clases. Enel Ravel todo era igual, la misma pobreza, idénticas penas. sin embargo aquí, los vecinos bajaban y subian con sus buenos trajes y llegaban en grandes coches. Apenas, si reparaban en la existencia de aquellos cinco inquilinos que  apilaban sus vidas en unos pocos metros cuadrados. El alcohol subia y bajaba con la misma intensidad pero con otro sonido. Las niñas iban creciendo cada una por su lado no uniendole más más lazo que el pensamiento habitual y permanente de encontrar la forma de huir de aquél infierno. La única via de escape de� Montse se la atendía� Doña Josefa, su maestra en el colegio, que le dejaba a escondidas del padre libros infantiles para leer y le inculcó el amor por la lectura que nunca en su vida abandonó. Dejó el colegio. Había que ayudar a la economía familiar y a los trece años se colocó en una tienda de alimentación en un Mercado municipal
A los 17 años le ronda cada vez con más fuerza la idea de marcharse de casa como fuera. La mayoría de edad entonces se alcanzaba a los veintiún años y la única forma de conseguirla, la libertad, era casándose. El hijo de un Guardia Civil fallecido, conocido de la familia, con madre imperativa y general de su plaza y ejercito fueron sus siguientes destinos para estar casada, huir de su casa y seguir sin conocer la libertad. El matrimonio era tan ficticio como vago el marido e inhumana la suegra. Hasta el poco amor que hacían lo tenían que realizar  en silencio por no molestar y herir a la madre. Aún así, pronto tuvieron un niño y ella un ultimatum. O buscaban una casa, una habitación en otro lugar o ella se marchaba de la casa. El marido decidió y ella marchó a la aventura de la soledad, con un hijo bajo un brazo, una maleta en el otro y un trabajo de 12 y 14 horas, sin más ayuda que una ciudad perdida.moneiMontse Neira tenía un trabajo duro pero digno en� Mercabarna, en la localidad de� Hospitalet, donde se traslada e intenta compaginar su vida familiar y laboral. Y la crisis que rodea a Mercabarna hace nacer en ella la posibidad de perder el empleo y, por tanto, el único sustento económico que poseía para mantenerse a ella y su hijo. Era joven, dulce y separada. su cuerpo bondadoso objeto de mirada de unos de los socios de la empresa en la que ella llevaba una administración básica de entradas y salidas. Primera proposición indecente, primer acoso sexual que ella llevó sumisamente tragándose el asco que sentía por aquél hombre de figura, aspecto y modales indecentes. Ella acudía en silencio a apaciguar la fiebre sexual del tipo y mantenía su puesto de trabajo entre arcadas y vómito. Pero todo tiene su fin y a los 29 años, el sexo no fue suficiente para mantener su colocación y la despidieron.
Se encontró de nuevo con la temida soledad de frente y con el peligro se supervivencia como compañera. Buscó trabajo por distintos sitios, pero el nuevo mercado laboral que se abría en la nueva España de los ochenta y noventa era muy diferentes a los de su juventud.  En unos le pedían el idioma catalán certificado, en otros estudios y hasta de limpiadora la rechazaban por sus trabajos anteriores como administrativas. El tiempo la sumió en la depresión y en la imposibildad de llevar un sustento para su casa, una comida para su hijo. Una mañana, como otras muchas anteriores, leyendo los anuncios de� La Vanguardia vio un anuncio de una casa de relax que ofertaban hasta un millón de pesetas mensuales en la demanda de empleo de esta actividad. Se decía que ese dinero era demasiado, que qué tendría que hacer. Por un lado sus escrúpulos morales, por otro la realidad misera que la acompañaba. Se decía ingenuamente que, a lo mejor, si en lugar de ganar tanto, ganaba mucho menos se expondría también menos. Pura ingenuidad. Y aquí comienza la historia de Montse Neira. Y así la transcribo tal y como me la contó,montse y yoMe despido de mi amiga Vali Márquez a las puertas del� hotel Tartessos cuando siento sin verla la figura de� MonsetNeira que viene hacia mi con una sincera sonrisa en la boca y los brazos abiertos. La noto más joven y guapa de lo que aparece en las fotografías. Y sobre todo había algo en ella que aún no alcanzaba a descifrar. Nos sentamos en una cafetería cercana y me contó todo lo que había hecho desde que llegó a Huelva. Visita a la zona minera, charla coloquio en la facultad de Trabajo Sociales con los alumnos del centro, entrevista a una revista digital y ahora aquí conmigo. No obstante se la ve fresca y fuerte. Sus ojos miran con confianza, no parecen ojos madurados en una vida dura e incomprendida para la generalidad. El oficio de la prostitución será el más antiguo del mundo pero a la vez el más incomprendido por esta y todas las sociedades que en la historia son. Le digo que no le voy a preguntar nada y me mira con expresión atónita. ¿Una entrevista sin pregunta? Si, solo quiero que me hables de tí, que te desnudes  ante mi para conocer tu alma. Sonrió y comenzó a hablar de ella mecánicamente. Me fijaba más en su semblante que en lo que me decía. Al fin y al cabo hasta ese momento todo era predecible. Lo que no me resultaba normal era sus facciones suaves, el tono de su voz, la luz de sus ojos. En ocasiones, intentaba hallar un tono o ademán irónico o dolido en sus palabras, pero lo único que encontraba era perdones, justificaciones ante el mal ajeno y propio, invocaciones a la ética, miedo al ayer no olvidado y de difícil sepultura, perdón por ser como era. Hablamos de todo.
monmo
 Evidentemente fue una época muy dura –� me dice– Entré en aquél piso  y el salón estaba lleno de clientes y chicas que entraban con su hombre en la habitaciones y el continuo trajin de entradas y salidas. La encargada  le dijo que no se preocupara, que probara con algo fácil, como una felación, con el cliente que ella eligiera. Y probó. Y pronto entró en el circuito del sexo haciendo del mismo una profesión en la que intentaba sanear moral y estructuralmente sus atávicas raíces. Del precio del trabajo la casa se quedaba con el� cincuenta por ciento,No era muy abusivo, se daban casos de que en algunas casas tenían que pagar la limpieza del cuarto y hasta los mismos profilácticos. El precio iba en relación al trabajo demandado del cliente. Conforme pasaba el tiempo, como buena� prostituta, aprendió pronto de la psicología humana y clasificó a los clientes con una simple mirada. La mayoria de ellos iban buscando compañia, a algunos se les iba el tiempo sin haber fornicado o solicitado un servicio sexual. Pero, lógicamente, la mayoría satisfacía el impulso íntimo y comprobó la escasa preparación y cultural sexual de estos que se limitaban a las técnicas tipos  y no más. También curiosidades hubieron, pero lo que más le alegra y lo dice con orgullo es que nunca tuvo una agresión sexual en su profesión.
Estuve en más de 60 pisos- � continúa diciendo- entre pisos , locales de alternes, club nocturnos. Y en estos me surgió la figura del� proxeneta. Este es un mundo real oscuro y peligroso. Se mueven grandes sumas de dineros y existen riegos multiples, Entonces no piensa en la figura del proxeneta como el clásico chulo. El proxeneta es un empresario del sexo que te representa y protege de tus derechos, que te asesora y se lleva su comisión. Te puedo decir que cuando dije que me iba a montar mi piso propio tuve muchas presiones al respecto para que no lo hiciera.
¿ Te fue fácil conseguir la financiación para ese piso o tenías dinero suficiente para comprarlo? Fue muy curioso,� Miguel Ángel. Yo era una mujer de doble vida. Nadie, nadie conocía a qué me dedicaba. Ni vecinos, ni los pocos amigos o amigas que pudiera tener, ni mi propio hijo. Yo ganaba dinero y sistemáticamente me pagaba todos los meses una nómina sin faltar uno. El resto lo guardaba por si no quería trabajar durante una temporada o para cualquier extra especial. Como llevaba esa doble vida que te digo, pues no quería ir a mi banco y en todos los demás me pedían los mismos requisitos siempre: nóminas, avales. Total, que tuve que ir al mío, decirle la verdad y en dos día tenía el crédito para comprar mi casa. Por ahí y por otras cosa que ya te contaré fui tirando lastre de mi vida oculta, de Montse de tarde, o de día. De la Montse profesional. Tenía mi piso, mi lugar de trabajo. Sóla, independiente, sin que nadie fuera mi dueña. Por primera vez en mi vida una sensación de felicidad cruzó por mi corazón.
La sureña humedad nocturna empezaba a calarnos en silencio y decidimos resguardecernos en el interior de otra cafetería cercana. La tíbia luz del local, la ausencia de clientes y el gran escaparate donde podíamos abarcar toda la Gran Vía onubense nos hizo perder todo rastro de distancia. En el caso de que alguna vez la hubiéramos sentidomonmo1Estaba en la edad justa de comenzar una vida o desarrollar en provecho intelectivo todo lo que esa vida le había enseñado. Siguió con una clientela fija, buena y formal, que no le producía ningún quebradero de cabeza e incluso comenzó a publicitarse a través de su propia web. Atrás quedaron los anuncios clasificados de los periódicos provinciales. No le costó trabajo decidirse a estudiar, pero si estudiar. Tenía ya una vida activa en cuanto defensora de los derechos de la mujer pero los hábitos de estudios perdidos . Es más, no desarrollados. Afortunadamente para ella era una ávida lectora de toda cuanta lectura caía entre sus manos. Al contrario que otras compañeras que solicitaban joyas u otras cosas materiales, los muchos regalos que recibían de aquellos clientes con los que había establecido relación de amistad eran libros, mucha lectura que devorar. Superó las pruebas de Acceso a la Universidad y se le abrieron las puertas a un mundo totalmente desconocida para ella. Al principio se mostró nerviosa y desubicada. Los compañeros eran chicos y chicas jóvenes que la miraban extrañados de ver a una persona mayor allí. Tenía solamente treinta y seis años.  Y pasó lo que solo ocurre en un guión cinematográfico, que en el doble papel de su vida sobraba uno y ser por fin� MONTSE NEIRA. Las circunstancias, además, la apoyaron. Muchos de los profesores que se cruzaban con ella por el edificio universitario eran o habían sido clientes suyos y, sobre todo, no quería seguir mintiéndoles a sus nuevos compañeros que le habían acogido fenomenalmente y le trataban como una más. Ella estaba muy orgullosa de su vida, de su lucha diaria por subsistir, de haber logrado sacar adelante la educación de su hijo y conseguir una adecuada situación económica. Encima se estaba convirtiendo, a pesar de que tardara unos años, en licenciada en Ciencias Políticas.
Parece relajada. Parece como si nos hubiéramos conocidos toda la vida. Se nota en su cara, en su sonrisa. incluso en el tono dulce de su voz. Hace algún que otro gesto juvenil. abandonándose a ella misma, y descubro a la mujer de verdad. A la compañera que a cualquier hombre le gustaría tener. Con ella no existen los tabúes y la sordidez de una vida sórdida que nunca eligió. No. Con ella, sin caretas, cuando ella surge, solo hay una mujer que enamora puerilmente.
Y eligió un trabajo de grupo para contarles a todos la verdad. Para decirle simple y llanamente que era� prostituta. Fue liberarse del ayer, del hoy y del mañana a la vez. Sentirse libre y no tener miedo a enfrentarse a nada ni a nadie. Sin embargo, todo lo que en la facultad fue recibido entre aplausos y apoyos unánimes, quedaba decirle la verdad a su hijo. Tenía miedo a ello. Pero lo hizo. El chico la miró horrorizado y le dijo:� “Mamá, eres una mala mujer“. Se tragó las salíbas y las lágrimas y el amor propio, y todo aquello que pudiera tragarse´Le explicó a su hijo en qué consistía su trabajo, que ella no era una manipuladora de hombres, sino una trabajadora decente y profesional de su cuerpo. Que con ello no le hacía daño a nadie y que incluso ayudaba a sus compañeras en llevar una situación laboral más humana desde todo los puntos de vistas. Sobre todo desde el sanitario, tanto para conseguir un trato especializado y personalizado con la administración sanitaria cuanto en lo personal en temas de higiene y uso profilácticos. Al final el chico comprendió y aceptó todo lo que le había contado, pero ella en silencio sentía el latir en su mente de aquellas palabras. Una mala mujer. Y nació su novela.montaSin embargo, la vida está llena de paradojas. Montse Neira consigue un equilibrio antes impensable. Tiene trabajo, ha conseguido la licenciatura enCiencias Políticas y de la Administración, no necesita ocultarse ante nadie y su actividad en pro de los derechos reseñados se hace más fuerte y competente en la medida de que su figura se ha fortalecido notablemente. Pero aún conserva el estigma de las prostitutas y el complejo de la soledad asociada al amor. Y fue el hallazgo de cierto sentimiento que ella asoció al amor lo que le trajo la mayor decepción de su vida. Después de haberse acostado y realizado el acto sexual en cualquiera de sus variantes, con más de� cuarenta milclientes, nunca había sufrido de la más mínima agresión o mal trato sexual o físico. Ella era la que mandaba, la que dominaba la situación. Era� La Neira dura y rocosa, sin perder su sensibilidad femenina. Sin embargo, esa paradoja de la vida se la trajo un amor virtual que al convertirse en real desembocó en una violación dentro de la habitación de un hotel cualquiera en la primera cita. Se dejó hacer, se dejó violar como una muñeca sin sentido, atónita e ida. No podía entender lo que estaba pasando, aquél no era el hombre con el que había pasado horas y horas trás la pantalla de un ordenador. El hombre culto, liberal, agradable y atractivo que había visionado. Aquél hombre le había devuelto a la realidad. El morbo de la prostitución, el estigma de la prostitución, la falta de amor en la prostitución eran cuestiones inequívocas. Y volvió a hacerse la noche.
Monte beiaNinguna de las� Montse Neira, ni la autónoma ni la mujer, podía hundirse por ello. Era un acicate más en lucha. Y asi intensificó la misma. Reuniones de barrios, charlas a nivel de calle con micrófono en mano. Conoció a la diputada de Izquierda Republicana Carme Puertas y esta la apoyó en su causa y la puso en contacto con un grupo abolicionistas de Juristas de Barcelona. Aquí tuvo su primer enfrentamiento entre posturas dispares. Las juristas no eran más que burguesas jugando a posicionarse en plataformas radicales analizando la verdad del feminismo sobre teorías legalistas, pero muy lejanas a la realidad de las calles y del trasfondo en sí. Todo ello hizo que Montse terminara alejandose de ellas y seguir su lucha particular reforzada con sus escritos a través del blog que al efecto abrió en 2.007. Tal fue su éxito que la llamaron para la realización de un documental para la TV2. A este le siguieron charlas en universidades de distintos puntos del País, programas radiofónicos, entrevistas múltiples.montdeLa noche hacía tiempo que había caído sobre la ciudad. En la cafeterìa empezaban a recoger las sillas de la terraza. Estábamos a gusto y no teníamos intención alguna de levantarnos. Nos miramos y sonreimos cómplices, La calle frente al Hotel estaba desierta y, antes de despedirme le recordé que era una gran mujer. Hasta le recordé a la Falcón, cuando en feminismo radical, decía que toda mujer era una prostituta por el mero hecho de casarse y someterse a la voluntad del hombre. Reímos y nos abrazamos. Mientras subía los peldaños del la entrada del edificio pensé que esa señora en dos años se jubilaba y le deseé sin decírselo lo mejor del mundo. Que encontrase la paz en La Guardia y con ella la felicidad. La soledad y el amor son asuntos optativos que los seres de nuestra generación han elegidos libremente y no por obligación. Disfrutemos de lo que tenemos sin estigmas y sin miedos. Por ello al cruzar la puerta de cristal del hotel la llamé y con la cara llena de amor casi le grité, Montse eres una buena mujer.

martes, 17 de febrero de 2015

Conferencia en el INS Sant Ramón de Cardona

Mañana Martes 18 de febrero impartiré en el INS Sant Ramón, la conferencia para alumnos de ESO y de Bachiller:


jueves, 12 de febrero de 2015

Mis próximas actividades:

Próximas jornadas en las que participo presentando comunicados de mis trabajos de investigación en unas y como conferenciante en otra:

12,13,14 febrero: Congress Critical Social Psychology · Barcelona (universidad Autónoma de Barcelona). Comunicado sobre los afectos dentro en las relaciones de pago (Prostitutas-clientes)

5 Marzo: Jornadas sobre prostitución en España (Universidad de Vigo). Conferencia sobre las diferentes realidades de la prostitución en España.

13 de Marzo: XVII Jornada Ankulegi de
Antropología “Occupy Anthropology” (Donosti). Hablaré de las dos asociaciones formadas unicamente por prostitutas, y que están luchando por sus derechos, (las putas también se indignan)

17 de Marzo, INS Sant  Ramón  (Cardona) Conferencia sobre las diferentes realidades de la prostitución en España.

Enlace del comunicado que presente en el XIII Congreso de Antropología de Tarragona

 Desde este enlace se pueden descargar las actas del  XIII Congreso de Antropología de Tarragona de la FAAEE.
En el simposio:
 Etnografiando los márgenes y las periferias sexo-amorosas
Está el comunicado que presentamos Isabel Holgado y una servidora, Montse Neira.

http://digital.publicacionsurv.cat/index.php/purv/catalog/book/123

lunes, 2 de febrero de 2015

Cuerpos vendidos, duerpos despreciados, cuerpos deseados:La autoestima en la prostitución. Conferencia Montse Neira


El pasado jueves día 29 dí, invitada por el CSIC, departamento de Antropología y Arquitectura, la conferencia titulada: Cossos venuts, cossos desitjats, cossos menyspreats: L'autoestima en la prostitució
 A càrrec de Montserrat Neira, Politòloga, investigadora social.
 http://www.lavanguardia.com/agenda/actividades/23121_cossos-venuts-cossos-desitjats-cossos-menyspreats-lautoestima-en-la-prostitucio.html 
 Categoria: Conferencia
 On: Residència d'Investigadors CSIC
 Dates: 29/01/15 al 29/01/15
 Hores: 18:00 - 20:00
 Adreça: Carrer de l'Hospital, 64 Localitat: Barcelona

Muchas gracias a todas las personas que asistieron y al apoyo recibido.

http://elretroceso.eu/entrevista-montse-neira-o-noso-unico-pecado-e-querer-deixar-de-ser-pobres

http://elretroceso.eu/entrevista-montse-neira-o-noso-unico-pecado-e-querer-deixar-de-ser-pobres

Montse Neira, de 52 anos, leva 22 exercendo a prostitución, experiencia que lle permite relatar no libro que acaba de ser publicado (Unha mala muller, Plataforma Editorial) a súa loita por "saír da pobreza, ser feliz e estudar". Montse relata como "As prostitutas somos mulleres como as demais, coas mesmas arelas e necesidades, coa nosa familia, os nosos fillos e os nosos problemas, e o noso único pecado é querer deixar de ser pobres". "A sociedade estigmatizounos e considérannos escoura, en boa parte pola moralidade imperante, a xudeocristiá".
 
Nun valente relato, Montse, que se iniciou en lugares cutres, eludiu e se enfrontou proxenetas, mellorou a pisos de máis 'standing' e logrou co tempo independendizarse. Describe unha infancia tinguida de infelicidade e pobreza, unha violación aos 12 anos, un pai alcohólico, varios desenganos amorosos e traballos precarios nun mercado, nunha serigrafía, nunha oficina e nun estudo de música. Tras un matrimonio fracasado, o paro abocouna á un anuncio de relax co que empezou a exercer a profesión hai 25 anos nun piso de citas e a descubrir que as mulleres que alí traballaban non eran peores que as compañeiras que antes tivera noutras profesións.
 
E tamén descubriu algo máis: "A carencia, non só de sexo, senón de afecto que hai no mundo, e que se as putas falásemos se derrubaría a institución idílica do matrimonio", indica Montse Neira. "A prostitución é un pacto entre adultos polo que se intercambia sexo e afecto a cambio de diñeiro, todo o demais é delito", describe así a súa profesión, que pide que se regularice para que os empresarios do sector do alterne tampouco poidan impoñer as súas condicións ás traballadoras sexuais. Montse Neira animou a todas as prostitutas "a que non se avergoñen, a que non teñan medo a ser xulgadas polos demais porque a xente que as quere lles seguirá querendo, sobre todo que non teñan medo porque non están a facer nada malo".
 
El Retroceso: Como comezou a exercer a prostitución? Cales foron os motivos que a levaron a emprender este camiño?
 
Montse Neira: Estritamente os económicos. Sabía, como sabemos todas as mulleres que exercendo a prostitución se gaña moito máis diñeiro e moito máis rápido que en centos de oficios, non cualificados e peor pagados. Apostei e arrisquei para saír da miseria.
 
E.R.: Vostede acostuma a falar do estigma social que sofren moitas mulleres por exerceren a prostitución. O feito de que o estigma recaia sobre a prostituta e non sobre o prostituidor/ cliente, evidencia que é unha manifestación propia do sistema patriarcal? A que motivos atribúe este estigma social exercido contra as mulleres?
 
M.N.: Non son moitas, son todas, todas as mulleres e en xeral todas as persoas que exercen a prostitución, son discriminadas socialmente, culturalmente, politicamente. Se exerces a prostitución é frecuente que se te xulgue, as políticas públicas son de rescate, e non dan alternativas reais de traballos e estudos que permitan vivir con dignidade. Así mesmo nas culturas onde a sexualidade da muller representa a honra da familia, son rexeitadas, tanto é así que en vítimas de trata prevalece e dáselle máis importancia ao feito de que tivesen relacións sexuais que ao feito de ser vítimas de vulneración de dereitos humanos. O estigma leva consigo que as persoas que exercen vivan con medo, culpa e vergoña e fai que sexamos sumamente vulnerábeis, adoptando ese papel de rexeitamento e non recoñecemento da actividade victimizadora. Por outro lado, non é certo que os clientes non estean discriminados, aos clientes tamén se lles criminaliza. A proba é xustamente o modelo abolicionista da prostitución.
 
E.R.:Dentro do Feminismo hai diversas posicións acerca da prostitución, pero dúas que se opoñen con especial prevalencia, a saber: reglamentarismo e abolicionismo. Identifícase con algunha das anteriores ou ten unha posición propia ao respecto?
 
M.N.: Non me identifico con ningunha das dúas, estas dúas posicións non recoñecen dereitos fundamentais das persoas que exercemos a prostitución:
. O dereito á igualdade sen discriminación de circunstancia persoal ou social (art. 14).
. O dereito á Dignidade (art. 10).
. O dereito á Liberdade e á seguridade (art.17)
. O dereito ao traballo (art. 35)
. O dereito á saúde (art. 43).
. O dereito ao progreso social e á formación e readaptación profesional (art. 40. 1 e 2),
. O dereito á salvagarda dos dereitos económicos e profesionais (art. 42)
 
E.R.: A posición abolicionista considera que a prostitución é a manifestación máis evidente da violencia patriarcal exercida contra as mulleres. Dunha banda, a institución da prostitución é indisociábel do modelo de sexualidade imperante na sociedade patriarcal, segundo o cal os homes teñen necesidades sexuais perentorias que satisfacen mediante a compra dos corpos de mulleres, contribuíndo así á reificación/ cousificación destas últimas. En sengundo lugar, a meirande parte de mulleres que traballan na prostitución proceden de eidos socioeconómicos marxinais que as sitúan nun contexto extremo de vulnerabilidade social que as levan a prostituirse, podéndose apreciar claramente a posición subalterna da muller con respecto ao home nunha orde social, económica e política. Que opina sobre esta visión da prostitución? É posíbel disociar prostitución de explotación sexual?
 
E.R.: É unha visión que fala dende prexuízos e o descoñecemento real do que é o intercambio de sexo por diñeiro. Si que é certo que a maioría de mulleres que exercemos a prostitución vimos de eidos de pobreza, pero non é menos certo que por iso sexamos, máis parvas, non teñamos capacidade de decidir e asumir riscos, o feito de saber que se gaña máis diñeiro e dun xeito máis rápido que noutros traballos fai que asumamos estes riscos. Logo xa depende de varios factores que ese risco que asumimos indo contra toda norma, saia ben ou mal, (caer en mans de delincuentes, non se deixar bloquear polo medo, a vergoña ou a culpa, ter constancia, saber aforrar, etc.); e por certo, aínda non se conveu o que se debe entender por "explotación sexual".
 
E.R.: Desde unha perspectiva anarquista, feminista e, consecuentemente anticapitalista, é prioritaria unha loita pola desmercantilización de todas as capacidades humanas (cognitivas, afectivo-sexuais e físicas), loitando contra o Estado e o Capital, sempre presurosos de institucionalizar e regular as diversas formas nas que se manifesta a explotación (racial, de clase, xénero...). Desde esta perspectiva, a regulamentación da prostitución non contribúe á institucionalización e, xa que logo, á normalización social dunha violencia estrutural exercida contra as mulleres?
 
M.N.: Que tal se antes de todo rematamos con este sistema capitalista e despois falamos? Dígoo porque mentres eu para cubrir as necesidades vitais como: comer, unha vivenda, a saúde, necesite diñeiro, mentres non fagamos dano a terceiras persoas, intercambiar sexo/afecto por diñeiro é un pacto que soamente atinxe a dous adultos.
 
E.R.: Que opinión lle merecen determinadas correntes do feminismo burgués que abogan pola abolición da prostitución, pero calan ante outras formas de explotación laboral? Poderíamos falar de dobre moral?
 
M.N.: Ignoro cal é realmente o que os motiva a manterse nesta posición. Soamente podo afirmar que realmente lles importamos un pemento, a cuestión é que non nos prostituamos despois dá o mesmo que unha se mate a traballar doce horas diarias gañando 600 euros ao mes.
 
E.R.: Vostede participa e colabora activamente con asociacións que loitan contra a trata de mulleres. De feito, donará os beneficiós do seu novo libro (Unha mala muller, Plataforma Editorial) a iniciativas que permitan abolir esta forma de escravitude, que todavía pervive no S.XXI. Ao longo da súa vida, considera que o tráfico de mulleres como mercadorías para fins sexuais diminuiu ou está en aumento?
 
M.N.: En realidade só poño un graniño de area, coñezo a realidade da escravitude en varios sectores como o téxtil, o servizo doméstico, e a alimentación. É dicir, denuncio a escravitude, que aínda que foi abolida, non desapareceu. Millóns de seres humanos son escravos, esa é a realidade, en termos relativos non creo que aumentase, en termos absolutos si, porque somos moita máis poboación con necesidades vitais que cubrir e que queren mellorar as súas condicións de vida e progresar, e tamén hai xente sen escrúpulos que sacan beneficios destas necesidades. Na escravitude sexual, o que hai é moita máis visibilización, (visibilización que procede do feminismo) permanecendo invisibilizadas as outras formas de escravitude, algo que me parece moi grave. Tal e como dixen antes ignoro por que non denuncian coa mesma forza e paixón todas as formas de escravitude.
 
E.R.: Por que titulou o seu libro: "Unha mala muller"? Cre que as mulleres que exercen a prostitución son percibidas así socialmente?
 
M.N.: Fai referencia ao binomio, putas e santas, as santas son as boas e as malas as putas. As santas seguen as normas morais, (comportamiento sexual, o vestido, a maquillaxe, a forma de falar etc), as putas non. Saltámonos todas as normas...
 
E.R.: Como valora as políticas represivas do Concello de Barcelona contra as prostitutas desde a aprobación dunha ordenanza cívica que permite aos corpos represivos do Estado multar con 100-300 euros a prostitutas por ofrecer servizos sexuais na rúa?
 
M.N.: Non soamente en Barcelona senón, en múltiples localidades de todo o territorio do estado español e as multas son de até 750 euros. Estas medidas, criminalizar ás mulleres e transexuais, é totalmente denunciábel porque vulnera os dereitos fundamentais que numerei antes. Criminalizar persoas, pobres, e emigrantes maioritariamente. Iso si, danlles como alternativa cursos de formación ocupacional e posibilidade de traballos mal pagados e non cualificados.
 
E.R.: Ti es unha das poucas mulleres que exercen a prostitución en España que atende a persoas con diversidade funcional psíquica (parálise cerebral, síndrome de down, etc.) ou motórica (paraplexia, tetraplexia, etc.). Existe unha carencia afectivo- sexual moi acusada neste colectivo? A que cree que é debida?
 
M.N.: As carencias sexuais e afectivas afectan a todas as persoas en maior e menor medida, porque como seres humanos non as temos resoltas (amor romántico con efectos perversos tóxicos, control de prácticas sexuais e con quen se teñen que ter, etc), o que lles pasa a estas persoas é que se tende a crer que son asexuadas e que non teñen as mesmas necesidades afectivas e sexuais que as demais persoas, e a esta visión hai que engadir que moitas delas non resultan atractivas como parella sexual e afectiva para a maioría, a min dixéronme barbaridades, do seguinte tipo: "que noxo, como te podes deitar con homes así?.

lunes, 18 de agosto de 2014

Charla debate en Lugo, 12 de agosto

http://elprogreso.galiciae.com/nova/351488-tenemos-resuelto-tema-sexualidad-afectividad?lang=es

11/08/2014 - M. Celeiro / El Progreso (Lugo)
Licenciada en Ciencias Políticas, Neira lleva años asesorando a los trabajadores sexuales. Mañana visitará Lugo para impartir una conferencia en el local de Ateneo Engranaxe, a las 20.30 horas, bajo el título ‘Mi realidad en la prostitución. Una visión objetiva, compleja y global’.
Es una prostituta atípica, de las que no sienten vergüenza y luchan por sus derechos. Descendiente de padres lucenses, Montsse Neira, ejerce el oficio más antiguo del mundo e imparte clases en universidades y conferencias para sensibilizar a la sociedad e intentar frenar la discriminación al que están sometidas las trabajadoras sexuales.
¿Sobre qué va a tratar la charla que impartirá en Lugo?
Hablaré sobre las diferentes realidades de la prostitución: en la calle, pisos, clubs... Cómo se estigmatiza a las mujeres y sobre la trata, las políticas españolas sobre prostitución que en vez de ayudar atacan a las mujeres.

lunes, 7 de julio de 2014

Pierre Bourdieu, bibliografía para descargar


29 marzo, 2014
Los siguientes textos, todos o casi todos completos, del genio de Bourdieu, están disponibles en muchísimas páginas. Aquí he recopilado esos enlaces, para facilitar su acceso. Cualquier demanda de copyright, diríjanla a quienes los publicaron en primer lugar. Yo los comparto para su conocimiento y estudio, pero ello no quita la obligación moral de comprarlos en soporte físico.
 http://existenciaintempestiva.wordpress.com/2014/03/29/pierre-bourdieu-bibliografia-para-descargar/

miércoles, 12 de marzo de 2014

Una mala mujer. Resenya por Eladio Ruano. Trabajador social



Una mala mujer

A los trabajadores sociales nos interesan las historias de vida, quizá por eso nos dedicamos a este oficio a veces ingrato. Yo me siento absolutamente feliz cuando veo que alguien que no me conoce de nada abre su alma para mí. Disfruto de sus gestos, de sus palabras, de sus lamentos, de sus lágrimas, de sus deseos, a veces también me regalan sonrisas. Pero sobre todo me ponen en bandeja de plata su vida, sabiendo que yo quizá la pueda juzgar o cuestionar. Puede que intuyan que no lo haré, porque cada persona vive su vida como quiere y yo lo único que debo hacer es acompañarles y orientarles en ese proceso.

Hoy tengo entre mis manos un relato vibrante, humano, apasionante, directo. Servido en bandeja de plata. Se trata del libro “Una Mala Mujer” de Montse Neira. Nunca la tuve en mi despacho, no la he mirado a los ojos, no me ha contado nada personalmente y sin embargo, su historia me ha emocionado tanto como cualquiera de las que oigo cuando ejerzo mi profesión.
Supongo que ha sido así porque el libro es verdad, pura y dura verdad. Una realidad, la suya, contada en primera persona y sin miedo, como un salto al vacío sin red. Una mujer que lleva muchos años ejerciendo la prostitución y que ha decidido esta vez sí, ser una mujer pública.

Imagino que no ha sido tarea fácil porque el estigma de puta pesa mucho, y sólo alguien muy valiente puede cargar con esa mochila para siempre en la sociedad de la doble moral. Claro que estar toda la vida escondiéndose también tiene que ser muy duro, como para volverse loca.
          Admiro profundamente a todas esas personas que no hacen las cosas por su único interés personal, que hacen de su vida un camino de compromiso ético, social, político. Pienso que Montse es una de esas personas, que ha decidido dejar de ser invisible para reivindicar que es una mala mujer. Con su testimonio puede ayudar a mucha gente, por eso me gusta que no deje de luchar por los derechos de quienes desde siempre han sido lo contrario a la buena hija, la buena hermana, la buena esposa, la buena madre, por los derechos de aquellas que no se dejan someter. Las malas mujeres son las que comercializan su sexualidad, por eso las llaman traidoras del género, porque son libres. Y aquí tenemos a una de ellas dando la cara por las que no saben, no pueden o no quieren hacerlo.
         

          Para abrir boca quiero contar una anécdota, algo que ella relata en su libro y que me impresionó tanto que me motivó a contactar con Montse. Cuenta que habiendo ya cumplido cuarenta años y pensando en el futuro decide ponerse a estudiar. Necesita, sin embargo, que alguien la oriente y tiene la genial idea de acudir a los Servicios Sociales de su Ayuntamiento. Le cuenta su historia a la trabajadora social y esta fantástica profesional de la intervención social en lugar de confiar en sus posibilidades le aconseja dejar la prostitución y ponerse a fregar.
Amo mi profesión, me genera tantas decepciones como satisfacciones pero a pesar de ello, sé que lo hago por vocación. Confío en las potencialidades de la gente, otra cosa no tendría sentido. Me gustaría pensar que hay pocos profesionales en Servicios Sociales como la mujer de la anécdota. Bravo por Montse, bravo por la mala mujer que decidió abrirse camino y hoy es licenciada en Ciencias Políticas sin haber dejado de ejercer la prostitución. Porque le da la gana.
Montse es una mujer generosa que me ha autorizado a que hable de su libro y de su experiencia. Ella también es una bloguera muy activa con mucho que decir y que compartir. Os animo a visitar el enlace que está aquí abajo, a la derecha.

Para terminar me gustaría contaros que el 17 de diciembre es el “Día por el Fin de la Violencia contra las Trabajadoras Sexuales”, una buena oportunidad para intentar conocer un poquito más esta realidad. No más agresiones, no más muertes, no más mujeres forzadas. Yo quiero mujeres libres que hagan con su sexo lo que les dé la gana.

Ah… os voy a contar un secreto: ¡Yo no creo que Montse sea una mala mujer!